A muchos en algún momento les llegó el recibo del agua algo elevado sin ninguna razón aparente y cuando consultan el medidor está por las nubes. Esto es consecuencia, en la mayoría de casos, de una fuga dentro de casa y es más común de lo que crees especialmente si antes de mudarte no hiciste una revisión a profundidad de tus instalaciones sanitarias. 

Los principales  están relacionados con la antigüedad de las tuberías, una mala conexión entre las mismas o fuertes presiones de agua originadas por bombas de agua estropeadas. Si el problema es más grave de lo que creías terminaras pagando una gran cantidad de dinero, tendrás que picar algunas paredes y perderás el tiempo sin poder utilizar ciertas áreas afectadas de tu hogar.

El primer paso para saber cómo actuar es detectar posibles averías y a continuación te daremos algunos trucos:

  • Comprueba la válvula de alivio de presión

Revisa el tanque de agua, la llave, y verifica que no esté perdiendo agua o se escucha algún ruido. Si este fuera el caso, significa que puede existir un escape de agua.

  • Revisa el inodoro

Remueve la parte superior del tanque y escucha en busca de ruidos para localizar su procedencia. Si te resulta un poco difícil encontrarlo te contaré un tip: vierte un poco de colorante de alimentos en el tanque, y esperar una reacción. Si el agua cambia de color, significa que tienes una fuga.

  • Comprueba la línea que va desde la casa hasta el medidor

Cierra la llave del agua y observa el medidor para ver si este sigue corriendo. Si entre el medidor y la llave del agua encuentras humedades en la pared, significa que tienes una fuga de agua. 

  • Localiza fugas en otros puntos de casa

Acá te daremos otro tip: Cierra todos los grifos y coloca la punta metálica de un destornillador en la parte metálica del grifo. Si hay una fuga, hará ruido al hacer contacto. Hazlo con los demás grifos de casa para comparar la intensidad del ruido y así detectar con más exactitud la posición de la fuga.

  • Revisa otras zonas de casa

El cabezal de la ducha, el jardín o la piscina son puntos en donde pueden ocurrir fugas de agua. El sistema de riego y los grifos exteriores son más propensos a deteriorarse.

Cómo pudiste leer, existen varias maneras que te ayudan a encontrar la fuga de agua en tu casa haciendo que pagues más de lo que consumes. Una vez detectado el lugar afectado, llama a un profesional para que te ayude con el mejor tratamiento para solucionarlo. Pero te doy un consejo para que evites toda esta situación, antes de mudarte contacta a un experto para inspeccionar tus instalaciones sanitarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *